¿Qué es el Retraso Madurativo?

El retraso madurativo es una condición de detección o incompleto desarrollo, caracterizado especialmente por un deterioro de las habilidades que contribuyen a la inteligencia: cognitivas, del lenguaje, motoras y sociales, manifestadas durante el período de desarrollo. El pronóstico es muy favorable en los niños/as, ya que suelen recuperar las diferencias que presentaban con sus iguales. Para ello, es necesario contar con diferentes profesionales y las herramientas adecuadas para observar beneficios en los más pequeños.

Retraso madurativo en niños

Áreas del desarrollo afectadas

  • Desarrollo cognitivo/aptitudes intelectuales.
  • Conducta adaptativa: habilidades conceptuales, prácticas y sociales.
  • Lenguaje y comunicación.
  • Motricidad.
  • Interacción social.
  • Autonomía personal.
  • Control de esfínteres.

Síntomas

  • El niño/a no cumple con los hitos del desarrollo esperados en varios campos del desarrollo intelectual, pero no por ello es incapaz.
  • Baja autoestima.
  • Falta de motivación.
  • Retraso motor.
  • Alteraciones en el lenguaje y la comunicación.
  • Dificultades socioafectivas.
  • No desarrollo prototípico de la autonomía personal.
  • No adquiere hábitos de trabajo acorde a sus características.
  • Dificultades en las habilidades sociales.
  • Dificultades de aprendizaje.

Causas

  • Prenatales: alteraciones genéticas y cromosómicas, infecciones…
  • Perinatales: prematuridad, hipoxia, meningitis…
  • Postnatales: traumatismos craneoencefálicos, epilepsia, encefalopatías degenerativas…
  • Modelos de crianza inadecuados.
  • Causas desconocidas.
Retraso madurativo destreza

Diferencias entre Retraso Madurativo y TEA

Ocasionalmente, los conceptos de retraso madurativo y autismo pueden llevar a confusión, por ello es importante diferenciar las características principales de cada uno de ellos.
El retraso madurativo es un desarrollo típico donde el niño/a progresa cronológicamente respecto al curso normal de su edad, pero con una demora en el tiempo que llega a normalizarse con una estimulación adecuada. El desarrollo es homogéneo y se encuentra afectado en todas las áreas.
A diferencia de éste, en el Trastorno del Espectro Autista (TEA) el desarrollo es heterogéneo y específico en la comunicación e interacción social. Presentan intereses restringidos y patrones de comportamiento inflexibles y repetitivos.

¿Cómo se evalúa un posible retraso del desarrollo?

La Merrill-Palmer-Revised Scales of Development es una de las escalas más utilizadas para evaluar las 5 principales áreas del desarrollo (cognición, lenguaje, motricidad, conducta adaptativa/autocuidado y socioemocional) en niños de entre 0 a 6 años.

Orientaciones para niños/as con retraso madurativo

En muchas ocasiones nos preguntamos cómo podemos ayudar a niños/as con retraso madurativo. Algunas pautas podrían ser las siguientes:

  • No excluir al niño/a de actividades o tareas porque su aprendizaje y trabajo sea más lento.
  • Ofrecer el tiempo necesario para realizar las actividades para que no se sienta presionado y así evitar el sentimiento de frustración.
  • Realizar de forma adecuada la estimulación mediante la utilización de materiales enriquecedores y atractivos que facilite desarrollar esas características.
  • Buena coordinación entre profesionales, familia y profesores para realizar una buena intervención.
  • Trabajar el autoconcepto positivo para fomentar la autoestima en el niño/a.
  • Integrar al niño/a con sus iguales para que se sienta autónomo ofreciendo libertad en la medida de lo posible, siempre con la ayuda del adulto sin sobreprotegerlo.
Retraso madurativo juegos y actividades

Actividades para niños/as con retraso madurativo

Las actividades a realizar en niños con retraso madurativo van a depender de las áreas que se encuentren afectadas y en función de su edad. Algunas de las recomendaciones para trabajar con ellos podrían ser:

  • Leer libros o cuentos para fomentar la lectura.
  • Juegos de interacción e imitación.
  • Juego “encuentra el dibujo diferente”.
  • Cojines, instrumentos y libros sensoriales.
  • Puzzles.
  • Marionetas o muñecos para representar situaciones sociales y ponerse en el lugar de otros niños.
  • Realizar actividades de la vida diaria que fomenten la autonomía personal, como vestirse, atarse los cordones, lavarse los dientes, etc.

Newsletter.

Recibe nuestras noticas al instante.

Consulta personalizada.

Llámanos 964 515 412

Contacto

Responderemos con la mayor brevedad prosible.